Creo que el amor, como la vida, vive en la memoria.

También creo que somos lo que recordamos, que estamos hechos de historias. No has vivido si no recuerdas la cara que ponían tus hijos al reír, la lágrima que se te escapó cuando te acercaste al altar en tu boda. Y creo de verdad que la fotografía es la mejor manera de mantener vivos esos recuerdos.

Fotografo bodas Madrid.jpg