SESIONES FOTOGRÁFICAS DE BEBÉS Y RECIÉN NACIDOS

Las primeras semanas que compartes con tu hijo desde su llegada al mundo son muy especiales: las rutinas cambian, tus prioridades se reorganizan, y tienes que aprender a vivir otra vez, más despacio, con más mimo. Me gusta mucho fotografiar estos momentos porque sé que, más adelante, querrás recordarlos: cómo dormía con las manos sobre la carita, lo pequeños que tenía los pies, la forma tan graciosa que tenía de poner la boca, cómo era capaz de pasar horas y horas durmiendo sobre tu regazo... 

¿CÓMO TRABAJO?

Mi filosofía de trabajo cuando fotografío bebés y recién nacidos se centra en retratar la cotidianidad: busco capturar los momentos que compartís, congelarlos y hacerlos vuestros, para que podáis revisitarlos cuando más os apetezca. Por eso, mis fotografías son un poco diferentes a las clásicas fotografías de recién nacido: yo no utilizo atrezzo ni disfraces, no visto a tu bebé de ángel o de mariquita, no lo coloco en poses forzadas en las que él, de por sí, no se coloca nunca. Quiero retratarle como es, sin poses ni artificios; quiero fotografiarlo durmiendo, claro, pero en su cunita o en tu cama, y en las posturas en las que él mismo se coloca; quiero capturar su risa, sus miradas de alegría cuando está cerca de sus padres, la experiencia de tenerlo piel con piel y de disfrutar de su tez suave y de su olor a bebé. Si quieres fotografías posadas y con atrezzo, estaré encantada de recomendarte otros profesionales que sí trabajan así y hacen un trabajo magnífico, pero yo entiendo la fotografía como una ayuda para la memoria, y para eso necesito entrar en tu casa y fotografiarte tal cual eres, tal cual sois.

¿DÓNDE?

Las sesiones de recién nacido y de bebé son siempre a domicilio, en vuestra casa, para que el bebé esté cómodo y se sienta protegido. Te contaré qué debes hacer en casa para que todo esté listo para la sesión, y juntas nos organizaremos en función de la luz y el espacio de tu vivienda.

¿CUÁNDO?

Como no utilizo poses artificiales, no hace falta que tenga lugar durante los quince primeros días de tu bebé. Cada etapa tiene su encanto, y siempre es divertido recordar a tu bebé, así que podemos hacer la sesión cuando tenga una semana, un mes, tres meses... ¡tú decides!