SESIONES FOTOGRÁFICAS DE EMBARAZO

Esta clase de sesiones me gusta especialmente porque me voy siempre a casa llena de la energía, positividad, paciencia e ilusión que me transmite una mamá que espera con cariño a su bebé.  Me encantan mis mamis, embarazadas que disfrutan un montón de su barriguita, que tienen muchas ganas de ver la cara de su bebé pero que saben que van a echar de menos su panza enorme, y que quieren acordarse siempre de lo grande y redonda que era, de lo radiantes que estaban, de ese vestido premamá que ojalá hubiera sido de su talla normal porque les gustaba tantísimo que no se lo quitaron en todo el embarazo. ¡Pero no sólo ellas! También me encanta retratar a papá, que sabe que su vida va a cambiar drásticamente en unos meses, que quiere acordarse de cómo era ser sólo dos. ¡Y al primer hijo o hija, si lo hay! Para que recuerde cómo era cuando su hermanito aún no había llegado, ser el rey de la casa, ver a mamá y preguntarse si se había comido el bebé o cómo había llegado eso hasta su panza. 


¿CÓMO ES LA SESIÓN?

Tu sesión será como tú la planifiques, al fin y al cabo, ¡son tus recuerdos! Lo que sí debes saber es que normalmente me gusta trabajar en espacios naturales, como parques y jardines. Sé que puede dar vergüenza enseñar la barriga en público, ¡pero no tiene por qué ser en un parque muy concurrido como el Retiro! Consúltame: conozco muchos y muy bonitos que no son muy conocidos, para poder tener un poco de privacidad a la hora de dejar la panza al aire. Si aun así prefieres dejarte la barriga cubierta, no pasa nada, ya sabes que las reglas las pones tú.

 

¿Cuándo contratar el reportaje?

Depende mucho de si el bebé es niño o niña, porque a las mujeres, cuando estamos embarazadas de una niña, el exceso de estrógenos nos hincha un poquito la cara y la nariz hacia el final del embarazo. En general, entre la semana 32 y la 37 está bien, ¡pero si es niña no te acerques mucho al final del embarazo para estar más guapa! También debes tener en cuenta tu estado físico (si te sientes cansada a menudo o si necesitas mucho reposo, intenta fotografiarte lo antes posible) y tu diagnóstico médico (si tienes riesgo de que se adelante también conviene organizarte con tiempo).